miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Por qué Olimpia alcanzó la Copa # 25?



Olimpia nuevamente se coronó campeón nacional, una sana costumbre que mantiene constantemente festejando a la afición merengue, pues es un club ganador que no se amilana ante ningún reto, el reto del campeonato previo al Centenario, y el temor de un "centenariazo" que se le apetecía a los contrarios al club, era una losa bien pesada que cargó el Olimpia durante todo el torneo, pero que logró superar con nota de sobresaliente.

Esta vez el león superó la campaña del torneo pasado, siendo mucho más regular y de forma convincente el mejor equipo del torneo, inició imparable ligando victoria tras victoria que lo alejó rápidamente del resto de los equipos que miraban que jornada a jornada el campeón centenario se iba distanciando, el único que medio podía seguirle el paso era el Marathón quién a la larga fue el rival de la gran final.

Olimpia goleaba, recibía pocos goles, el problema en ataque que mostró el torneo pasado desapareció, pues los goles ahora sí llegaban, y el club practicando un buen fútbol, demostrando que cuándo está en forma, no tiene rivales en Honduras.

Pero nuevamente bajó su rendimiento en la segunda vuelta, empezó a ceder empates, perdió 3 partidos, hasta llegó a ligar juegos sin ganar, lo que había encendido la alarma en el campamento blanco, porque un liderato que estaba muy tranquilo y ampliamente alcanzado, estaba siendo amenazado, incluso Marathón perdonó en varias ocasiones, lo que le permitía al Olimpia sostenerlo a pesar de la crisis.

Pero de un día para otro el club reaccionó y levantó de vuelta su nivel, el punto de inflexión lo marcó el juego contra el Vida en La Ceiba, el cuál el Olimpia lo iba perdiendo 3 a 0, y en el segundo tiempo de forma heroica lo empató 3 a 3, si bien el partido no se ganó, fue un impulso anímico y un reencuentro con el fútbol que después iba a darle el título al león.

Olimpia no solamente no volvió a perder, si no que a partir de ese juego, sacó sus partidos sin mayores apuros, una vez ganadas las vueltas en la última jornada, el Olimpia esperó rival, eso le permitió descansar y ganar tiempo de recuperación de sus lesionados, porque el goleador de inicio del torneo cayó lesionado y se temía que se perdiera el resto del campeonato.

El rival en semifinales fue el Real España, repitiendo la gran final del torneo anterior, solo que esta vez en semifinales, en el Morazán el Olimpia hizo un encuentro inteligente, y aguantó cuándo tenía que hacerlo, pero a su vez era muy peligroso atacando, los postes los venía salvando, hasta que en el último minuto Boniek anotó, y Olimpia triunfó a domicilio 0 a 1, lo que provocó el malestar de Mateo Yibrín, quién acusó de "defensivo" el juego del Olimpia, palabras que se tuvo que tragar en el juego de vuelta, en que Olimpia humilló y arrasó al Real España con un contundente 5 a 0, la mayor humillación recibida por ese club en liguillas.

Luego se venía el Marathón, un equipo que llegaba muy motivado luego de eliminar derrotando en el mismo Estadio Nacional al Motagua por 0 a 2, los verdes creían que la faena la iban a repetir contra los blancos, pero olvidaron que una cosa es Olimpia y otra es Motagua.

Encuentro disputado en San Pedro Sula, Olimpia superior los primeros 60 minutos, Marathón luego se encimó, y asustó con dos tiros lejanos, al final Olimpia se rehizo del balón y los terminó atacando, finalizando 0 a 0 el encuentro, y provocando de nuevo la reacción de Yankel Rosenthal y sus medios, acusando de "defensivo" de nuevo al Olimpia, ignorando lo que le pasó a su vecino por decir lo mismo.

Así iniciaron la guerra psicológica sembrando favoritismo a los verdes, inventándose un dóping positivo, y criticando constantemente el juego de Olimpia, pero de poco ó nada sirvió, Marathón vino a defenderse, a proponer muy poco, de hecho Escober tocó balón hasta en el minuto 38, Olimpia era quién no paraba de atacar, pero el gol estaba negado, tanto así que Reinaldo Tilguath falló un penalti, el único que pitó el central, ya que hubieron dos más en el área verde que no fueron marcados.

Marathón en el segundo tiempo quiso animarse y adelantarse un poco, apostando a jugar al offside en defensa, pero pronto lo lamentarían, un pase al espacio de Reinaldo Tilguath, para que inteligentemente Douglas Caetano quién llegó en posición lícita, le ganara la espalda a los defensores, controlara el balón y se fue frontalmente al guardameta Orio, el brasileño disparó al poste y el balón entró.

Caetano venía recuperándose de una larga lesión que parecía alejarlo del torneo, y a pesar de su inactividad, Tosello se la jugó y lo puso de titular, rindiendo frutos.

Era para goleada, pero Olimpia falló una y otra y otra vez, Rojas por ejemplo falló 3 goles, que pudieron cerrar con goleada esa gran final.

Pero a pesar de lo sucedido el cinismo es tal que, aferrándose a un fuera de lugar que nunca fue, alegaron que les "robaron".

Otra vez el Olimpia cerró las semifinales y gran final sin recibir goles, y anotó muchos, aunque esta vez la final fue apretada en el marcador global, el secreto es, tener la mejor defensiva, y también el mejor ataque, así Olimpia liquidó a sus rivales y ahora reclama con todo su derecho, festejar el Centenario este 12 de junio con Copa, bicampeón cómo diciendo un campeonato por ser el mejor del siglo XX, y el otro por ser el mejor del siglo XXI y todo lo bueno que espera.

Salud olimpistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada